RSS

Archivo de la categoría: Cambio climático

Vuela

Las aves crían a sus polluelos durante un tiempo determinado, hasta que ya se encuentran lo suficientemente maduros para valerse por sí mismos, es decir, para enfrentar la vida por su cuenta. Lo mismo pasa con los seres humanos, tus padres, abuelos, tíos o quien(es) te hayan criado te cuidan por un tiempo, dándote las herramientas (en la medida de sus posibilidades) para que tú, llegado el momento, al igual que las aves, puedas dejar el nido y volar con tus propias alas, alimentarte por tus propios medios, para que te desarrolles como una persona completa, independiente.

Pero ¿qué tal si ya ha llegado el momento de que vueles con alas propias y no te has dado cuenta? O, si ya te diste cuenta que dejaste de ser un polluelo y estás lo bastante crecidito para enfrentarte a la realidad y no lo quieres aceptar, o peor aún, cuando las dos partes saben que ha llegado el momento de volar y no lo quieren ver, porque no hay mentiras más grandes que las que uno se dice a sí mismo. También en las aves, los padres le dan un “empujoncito” a sus polluelos cuando ya los ven listos para dejar el nido y surcar los cielos por su cuenta.

Porque muchas veces el nido familiar ya no calienta como antes, porque mientras más tiempo se pase con los padres más se corre el riesgo de parecerse a ellos (para bien o para mal), porque tu casa sigue siendo tu hogar, pero ya no el lugar donde perteneces. Porque es justo y necesario, porque tú lo sabes, porque ellos lo saben, porque es momento. Vuela.

Hazte un favor.

icaro

Ricardo Vélez.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 marzo, 2016 en Cambio climático

 

¿Dónde estás Navidad?

Navidad ¿dónde estás? ¿Por qué no puedo encontrarte? Tal vez te perdiste (para mí) entre las clases sociales y sus contrastes.

¿Dónde está la magia que tú solías traerme? ¿En realidad era magia o sólo eran tus juguetes? Cuando era niño todo el año solía esperar estas fechas y ahora todo es tan raro, que hasta preferiría que a mi corazón lo atravesara una flecha.

Vestir elegante, estrenar ropa, comprar cohetes ¿Ya de eso se trata todo? ¿Es acaso esto más sofisticado que unos puercos revolcándose en el lodo?

La ilusión que en estas épocas me inundaba fue relevada por una fuerte desazón ¿será entonces que he empezado a pensar con la cabeza y a dejar de sentir con el corazón? Navidad es cierto, cada quién debe encontrarte el significado, pero ¿no crees que los valores que tú manejas para estos tiempos se han quedado un poco gastados?

Los sentimientos que tú representas se han ido reemplazando por objetos, y si esto es así, yo ya los encuentro obsoletos.

El mundo está cambiando, me estoy reinventando, entonces ¿eso hace que la Navidad cambie también?

 

Ricardo Vélez

 

 
1 comentario

Publicado por en 24 diciembre, 2015 en Cambio climático

 

El estado del ser un ciencioambientólogo desempleado

El ser un ciencioambientólogo desempleado es un estado intermitente, no se sabe cuánto tiempo durará o si llegó para quedarse. Es un estado de reposo del que se espera salir pronto o en algunos casos no salir nunca. Como se llegó a él se puede salir (tan rápido, tan lento). Es una dimensión discontinua y desconocida para algunos, y un viejo amigo que te extiende la mano para otros tantos.

El estado del ser un ciencioambientólogo desempleado es debido a condiciones específicas, circunstancias que te hicieron quedarte anclado en ese estado o tomando impulso, según se vea: falta de experiencia laboral, no tocar las suficientes puertas, poca perseverancia, carencia de “suerte”, el no seguir, resistir y nunca desistir, que la preparación y la oportunidad no se hayan conjuntado aún, aquello de no tener las relaciones e influencias suficientes, la urgencia por encontrar un trabajo y el sentirte útil sin importar que no sea precisamente de tu campo laboral, la necesidad (¡la mandita necesidad!), el autoengaño y un largo etcétera.

La frustración suele acompañar esta clase de procesos: el regreso a casa con tus padres, la falta de libertades que antes tenías, el darte cuenta que no estás precisamente llevando tu vida por el rumbo que tú quisieras, el sentirte uno más. La utopía del sueño americano adaptado a la vida está fallando y te preguntas ¿por qué?

El estado del ser un ciencioambientólogo desempleado viene en diferentes presentaciones. Puedes ser un ciencioambientólogo desempleado aunque tengas trabajo (sí, porque no estás ejerciendo), puedes creer que no eres es un ciencioambientólogo desempleado cuando en realidad lo eres, porque la verdad “no estás haciendo nada”, puedes creer que eres un ciencioambientólogo desempleado cuando en realidad no lo eres, porque “estás haciendo cosas”. El estado del ser un ciencioambientólogo desempleado también es relativo y depende del cristal con que se mire.

Pero ¡cuidado! porque el estado del ser un ciencioambientólogo desempleado también puede ser adictivo. El vivir bajo la ley del mínimo esfuerzo, el no salir de tu zona de confort, el ahogarte en la costumbre, el hacer nada o muy poco, el aparentemente tener todo a pedir de boca puede llegar a ser muy cómodo y, guste tanto, que te vayas quedando ahí sin darte cuenta, perdiéndote en el camino.

El estado del ser un ciencioambientólogo desempleado también es sorprendente ¡¿Cómo un ciencioambientólogo como yo va a estar desempleado?! ¡¿Cómo puede ser posible que no tenga trabajo?! ¡No puede ser que el mundo me esté desaprovechando! ¡¿Cómo es que todos hablan de ser verdes y sustentables y nadie necesite un ciencioambientólogo?! ¡Pero si un ciencioambientólogo puede caber en todos lados! y otras frases así seguro han salido de la boca de más de alguno.

La aceptación/entendimiento es parte del estado del ser un ciencioambientólogo desempleado. El aceptar tu condición (quieras o no), el entender que ese es el estado en que te encuentras, y con base en eso caer en cuenta muchas cosas sobre ti, de la vida misma y el repensarte, lo que quieres y a tu proyecto de vida.

Pero el estado del ser un ciencioambientólogo desempleado es sólo eso, un estado. Por el que seguramente nadie quiere pasar, pero por el que todos hemos de pasar. Algunos llegaron ahí para quedarse y otros trascenderán con rumbo a otros estados.

Depende de ti, todavía.

desempleo

Ricardo Vélez

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 octubre, 2015 en Cambio climático

 

¿Y ahora qué?

Es increíble cómo funciona la vida, como funciona la mente de uno, concentrándose constante e inevitablemente en lo que viene, en lo que falta, sin importar lo que hayamos logrado anteriormente. ¿Terminaste tu carrera? Trabaja ¿Tienes tu trabajo soñado? Bueno, ve y cásate. ¿Te casaste ya? Ahora hay que comprar una casa, ¿y cómo mandarás a tus hijos a la universidad? (Martín Bater, 2014)

Terminé mi carrera ¿Y ahora qué? ¿A trabajar? ¿A hacer una maestría? A veces pareciera que tenemos opciones ilimitadas para decidir, a veces pareciera que no ¿Quieres trabajar? ¿Necesitas experiencia? Y si nadie les da la oportunidad a las personas recién egresadas ¿cómo podrás adquirir esa experiencia laboral que tanto piden en los empleos?  ¿Quieres hacer la maestría? ¿Hasta qué punto quieres estudiar la maestría para prepararte más y hasta qué punto es una forma de alargar la vida de estudiante? De no salir de tu zona de confort, de no enfrentarte a la realidad ¿Será acaso nuestro destino convertirnos en Godínez? ¿Será que conforme pasan los años te vas desinflando y el  cambiar el pedacito de mundo en el que te tocó vivir es reemplazado por el yo y el materialismo? ¿Lo importante ya habrá superado a lo interesante y lo urgente a todo lo demás?

¿Y ahora qué? ¿Qué hacer? El ímpetu sigue ahí, parece que las oportunidades también. Pero… ¿Y ahora qué? ¡Que alguien me diga! ¡Que alguien me explique! Porque creo que yo no sé.

¿Y los sueños?

punta de ovillo

Ricardo Vélez

 
2 comentarios

Publicado por en 23 septiembre, 2015 en Cambio climático

 

Vivir el mundo que quiero vivir ahora.

Un científico en el campo de las ciencias ambientales tiene que tener presente el enfoque de la integridad desde los lentes del pensamiento complejo. Es decir, su acción y pensar deben tener congruencia entre sí y con un enfoque que incluya las partes, que no muera en ideas y conocimiento que no pueda aplicarse, o en la aplicación que no de pauta a la retroalimentación, la divulgación, la reflexión y al fluir en el inspirar del pensar de nuevas acciones y valores. Además, el plantear de su reflexión y de su acción tiene que tener en cuenta que nada puede ser entendido por sí mismo, uno así, debe ser incluyente, y a su vez, realista y consciente del sentido de urgencia y de sensibilidad que requiere la labor. Pero más importante, el científico ambiental deberá entender que al igual que todos, está aquí para aprender a vivir de la mejor manera posible. Pero que no todos aprendemos igual.

Las Joyas Manantlán, Jalisco.

Las Joyas Manantlán, Jalisco.

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 septiembre, 2013 en Cambio climático

 

CONVOCATORIA: Festival Gastro-Cervecero Uruapan 2013 sección Sïkuapu

The Beer Box Morelia y The Brewhouse of the Rising Hop,

CONVOCA

A productores directos de sus artículos y/o servicios (puede ser a título personal o bajo cualquier tipo de agrupación), organizaciones de la sociedad civil, micro-empresas, universitarios y público en general a participar en el:

“Festival Gastro-Cervecero Uruapan 2013 en la sección Sïkuapu”

El Festival Gastro-Cervecero nace de la inquietud de querer desarrollar una cultura cervecera en el Estado de Michoacán, teniendo como sede la ciudad de Uruapan. Donde convive la gastronomía del estado y algunos comerciantes de comida local con la cerveza artesanal de Michoacán, nacional y algunos importadores de cerveza, también se combina con otras actividades como guardería, ONG´s, música, pared de escalada, catas, maridaje, talleres, etc. Haciendolo un Festival Integral y/o Familiar, en el cual en su 1ª edición entraron más de 8,820 persona sin contar niños ni mascotas; este año llegaron más de 13,000 personas. Para esta 1° edición en Uruapan se tiene la expectativa de que lleguen más de 3,500 visitantes durante el sábado 1 y domingo 2 de junio de 2013 de 10 a 18 hrs en la Presa de Caltzontzin.

La convocatoria está en los términos de las siguientes:

BASES PARA EL FESTIVAL-Sección SÏKUAPU:

PRIMERA.- Cada productor tendrá asignado un espacio de 1.20 m para exhibir sus productos; tendrán una mesa y una silla. Además, el espacio cuenta con un toldo.

SEGUNDA.- Restricciones: Podrán participar aquellas agrupaciones que sean productores directos de sus artículos y/o servicios, organizaciones de la sociedad civil, pequeñas o micro empresas que:

● Relacionados con temáticas ambientales y sociales
● Produzcan bienes y/o servicios de bajo impacto ambiental y/o con responsabilidad y justicia social, es decir que dignifiquen el trabajo humano sin el detrimento (daño moral o material) de su entorno.
● Residentes del estado de Michoacán de Ocampo.

TERCERA.- Registro: Los participantes que deseen participar deberán registrarse enviando los siguientes datos a: thebeerboxmorelia@hotmail.com entre el 13 de mayo y el 29 de mayo de 2013:

1) Nombre de la empresa, colectivo, cooperativa, asociación, organización etc.
2) Nombre del representante y/o director del grupo
3) Lugar de procedencia
3) Producto(s) y/o servicio(s) que ofrece
4) Nombre(s) de la(s) persona(s) asistentes al evento
5) Dirección, teléfono, celular y correo electrónico de contacto

6) En caso de contar con algún logo o distintivo, adjuntarlo en formato .jpg con buena resolución con el fin de usarlo en la publicidad del evento.

 

El día del evento:

  • Se solicita a los participantes llegar a las 09:00 hrs para asignarles su lugar
  • Habrá un micrófono abierto para que los productores se promocionen; se solicita que de querer hacer uso de él, se indique al momento de llegar al evento.
 
Deja un comentario

Publicado por en 12 mayo, 2013 en Cambio climático

 

¿Y si..?

¿Y si acabamos con la pobreza? ¿Y si les garantizamos educación por más tiempo? ¿Y si aumentamos los subsidios a la luz y transporte público? ¿Y si tratamos con China? ¿Y si seguimos de lameculos con EUA? ¿Y si apoyamos a las mujeres? ¿Y si decimos que nos agradan los homosexuales? ¿Y si presumimos de nuestros logros? ¿Y si hago preguntas que nadie responderá? ¿Y sí hago como que tengo todo resuelto? ¿Y si aprendo bien mis líneas, sonrío y saludo? ¿Y si digo que puedo porque soy mujer? ¿Y si hacemos como que nos importa?

Ninguna de estas preguntas es relevante; ninguna respuesta es útil para el día a día. Más que políticos, son actores; no deberían aspirar a ser presidentes de un país, lo más que pueden lograr es ganar un premio de la Academia por mejor farsante del año. Tristemente, eso es lo que el pueblo pide: al más galán para protagonizar la novela de los próximos seis años. Y hay que tener cuidado con lo que deseamos, porque podríamos obtenerlo.

Pero, ¿y si dejáramos de creer que el gobierno resolverá todo? ¿Y si dejamos de esperar que la comida llegue en bandeja de plata? ¿Y si dejamos de conformarnos para empezar a ocuparnos? ¿Y si tratáramos de superarnos? ¿Y si defendiéramos nuestra Tierra y cuidáramos de nuestros vecinos? ¿Y si aprendiéramos un poco de historia? ¿Y si valoráramos el presente? ¿Y si pensáramos a futuro? ¿Y si cuestionáramos lo que la televisión nos vende? ¿Y si usáramos ese ingenio natural para algo más que insultos bien elaborados? ¿Y si empezáramos a crear en lugar de copiar? ¿Y si imagináramos más?  ¿Y si, como dijo Eduardo Galeano,  empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? ¿Y si a nosotros, prole, de verdad nos importara?

Otra cosa sería. Porque si los de abajo se mueven, los de arriba se caen.

Imagen

Danielle Barriga

Licenciatura en Ciencias Ambientales

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 julio, 2012 en Cambio climático